Siemens Gamesa dará cuenta “semanalmente” del número de empleados que tiene en sus fábricas

Related media – Related media
El logotipo de Siemens Gamesa, junto a un aerogenerador y dos torretas eléctricas, en una ilustración.Dado Ruvic (REUTERS)

Los detalles de la cuenta personal de Gamesa están al caer: su dueña y guía de su futuro, la alemana Siemens Energy, desvelará los planes de su planta en «semanas». La empresa sostiene que el proceso será lo menos perjudicial posible para sus empleados, apostatando en la Edad Media en la medida de lo posible por las deslocalizaciones. Pero no descarta la cosa que más preocupa a los sindicatos, que viene sucediendo desde hace meses. Con casi 5.000 trabajadores, España es el segundo país con más empleados de Gamesa, entre Dinamarca y Alemania, India o Reino Unido. Las tres fábricas españolas están ubicadas en Zamudio (Bizkaia), donde también tienen su sede; en Sarriguren (Navarra); y en Ágreda (Soria).

“Te avisaremos cada semana. Estamos cerrando los detalles y no podemos ofrecer cifras; Primero lo presentamos a los sindicatos”, afirmó el concejal delegado del gigante alemán, Christian Bruch, en un encuentro con la prensa internacional. «Nuestra intención es mantener el número de trabajadores en Siemens Games lo más estable posible y equilibrar (con redistribuciones) todo lo que podamos». Si de la paradoja de esta historia del asalariado, solidario o no con las deslocalizaciones, es en un momento agudo que ha surgido la mano de un trabajador cualificado en el Viejo Continente. Sobre todo, en los países del norte, con la muy industrial Alemania a la cabeza.

El primer ejecutivo de Siemens Energy reconoce que el ventilador o barrera de toda su división de aerogeneradores terrestres, que concentraba la problemática que planteaba en una situación financiera compleja, se vio obligada a quedarse al final de la mesa. Un extremo que supuso un duro golpe para sus fábricas europeas -y, en particular, para las españolas- que finalmente quedó descartado. “Analizamos todas las opciones posibles, incluida la posibilidad de comprarlo todo…”, reconoció en la reunión con Medios, celebrada en Mülheim (Alemania) y de la que EL PAÍS fue testigo de la calidad de la invitación. “Pero, considerando todos los elementos, como los contratos que hemos firmado por servicios en Largo Plazo (con los eléctricos que mueven las turbinas) y los atractivos de crecimiento, creemos que no era la mejor opción. De hecho, era la alternativa más cara».

continuidad en el trabajo al suelo, dice, hace que Europa ya no sea la región más afectada por el ajuste: en Brasil, por ejemplo, se vio obligada a hibernar una fábrica. A cambio, sin embargo, Bruch le sugiere garantizar una competencia igualitaria con los fabricantes de otras latitudes: “Evidentemente, si optamos por estos en Europa y, sobre todo, en España, necesitamos reglas de juego uniformes que incluyan chinos de turbina para los fabricantes”. . La masiva colección de aerogeneradores “ultrabarazados” del gigante asiático fue el factor determinante para que Siemens Energy hiciera todo lo posible en Latinoamérica, África y Oriente Medio para concentrarse en el bloque: UE, EE.UU., Japón o Nueva Zelanda, entre otros. otros.

“China tiene 25 productores de energía eólica y es importante distinguir entre unos y otros: algunos incluso dicen: ‘a este precio podemos competir’”, explica Bruch. El «gran problema y el gran riesgo» del gigante asiático, además, «es el exceso de capacidad que han acumulado en los últimos años». Aunque muestra lo contrario de «bloquear completamente el acceso al mercado europeo» y afirma ser «consciente de que es imposible hacer la transición a las energías renovables sin la participación de China», la directiva se encuentra en un campo de juego «amplio» : “Europa debe alcanzar este equilibrio”.

Un año sin vender una sola turbina

Tras pasar “más de doce meses” sin vender una sola turbina terrestre, el jefe de Siemens Energy cree que esta línea comercial seguirá cayendo durante “uno o dos años más hasta que quiera recuperar el cielo”. Su plan actual, que exige que esta división pase a la anualidad en 2026, es de “cuatro a cinco” años a la vista.

«Esto garantiza que tengamos un equilibrio, incluso entre lo mejor de nuestra estructura de costos, que es algo que debemos hacer para ser competitivos, y preservar todos los trabajos que podemos hacer», añade Bruch. “Somos conscientes de que pasarán años hasta que lleguemos al punto que pedimos, que es el máster de dos dígitos. Pero necesitamos ver mejores cosas de usted; de las decisiones que vamos dejando atrás”. Aunque el ejecutivo reconoce que cuando Siemens Energy lanzó la OPA sobre la española, en 2022, esperaba «otras cosas», aunque se mostró «convencido de que, pese a los problemas, Siemens Gamesa sabe hacer turbinas eólicas».

Afortunadamente para el gigante alemán, el buen comportamiento del resto de sus actividades -en particular, la fabricación de plantas y subestaciones de gas natural y redes eléctricas- ha compensado el reciente mal comportamiento de su planta eólica. Hasta el punto de haber logrado recuperar todo el terreno perdido en Bolsa ante los principios del verdadero pasado, cuando comunicó al mercado nuevos problemas de calidad en uno de sus modelos de aerogenerador. “Han pasado cuatro años desde que entramos en el mercado de las turbinas de gas (ahora una de las ramas más rentables para Siemens Energy), y lo antes posible. Ahora todo el mundo nos dice que vamos contra el viento. Pero no es así como funciona un negocio: necesitamos mantener esta diversificación.

Más optimista se muestra con la división eólica marina, tecnología en la que se basan buena parte de los planes de descarbonización de varios países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y en la que Siemens Energy ha contabilizado subestaciones por alrededor de 40 gigavatios. (GW) de potencia solo para este año. Sin embargo, Alemania pospondrá la apertura de nuevas fábricas hasta que las existentes estén «a plena capacidad».

Dos semanas para buscar la ayuda del Gobierno español

Cuando en noviembre del año pasado trascendió que el gobierno alemán estaba ayudando a Siemens Energy con otras financieras que permitieran la continuidad de su negocio eólico, la compañía se comprometió a hablar con el directivo español para que el hombre también viniera a cambiar para mantener buena parte de sus operaciones industriales en suelo nacional. Medio año después, estas conversaciones empezaron a dar frutos. «Todavía estamos en el proceso de negociación», dice simplemente Christian Bruch, esperando que todo esté listo: nuevamente, en «una semana». La comprensión de lo que queremos hacer. Están interesados ​​en nuestra decisión de permanecer en energía eólica terrestre», afirma el director de Siemens Energy. Y apostilla: «No olvidemos que no se trata de recibir dinero de los contribuyentes: al contrario, paguemos por los beneficios».

Associated media – Linked media